Heridas

Cuento Sultana de Istanbul

Hoy los barbaros cristianos lanzaron un ataque masivo para aniquilarnos.
Recuperando de mis heridas en batalla, con el cansancio aparecen otras antiguas que fui dejando descuidadas.
La intensidad de la misión que acepte no deja margen para nada. Y, así, algunas fisuras en mi fuselaje se abren como grietas gigantes, haciéndome dudar.
¿Merece la pena que esperes, sabiendo mi futuro incierto?
Eres la mujer más bella, y más buena del mundo. No pasará ni un segundo para que llames la atención de un joven atrevido que pudiera hacerte feliz.
Me atormenta la idea de no sobrevivir a este infierno, de no superar el daño que incluso yo mismo me infringí, y volver a ti herido sin remedio, convirtiendome en una carga, cuando yo quisiera ser tu ayuda, tu apoyo, tal y como prometí.
La piel de oso que me cubre, me recuerda la gravedad de mi compromiso. Y es cierto que tu voz y tu sonrisa son mi alimento del alma.
Ojalá en mitad de esta barbarie, encuentre la calma que me devuelva el deseo de estar en ti.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s