C’est la vie

La vida nunca es Justa 
Es imparable 
Tampoco es injusta 
Es corta 
Y enérgica 
Y Preciosa 
Y adorable

Es cruel y real 
Inimaginable 
O predecible 

La vida es perecedera 
Evaporable 
No la dejes escapar 
Ni la abandones 
destapada
Ni la malgastes
Apúrala con intensidad 

Saboréala con delicadeza
Acaríciala sin parar 
Y exprímela hasta el final 

Como tú vida 
no habrá otra igual 

como tú, viviéndola 
nadie jamas habrá 

Invento un cuento

¿Porque me invento 
el movimiento de las hojas, 
si no tengo árboles 
pintados en el cielo?

¿Porque me invento 
el sacramento de la idiotez 
si no sé fingir en la mesa 
donde a oscuras escribo? 

¿Porque no encuentro 
lo que busco, sino busco, 
esperando lo traiga 
el aire de la azotea? 

¿Porque te espero 
de donde nadie vuelve 
sin duda me tienes 
enamorado de un sueño? 

Todo patas abajo 
menos la hormiga 
que vive en mi barriga 
Y me castiga despacio. 

Estrella de mar

  


La Estrella de mar 
vi en el cielo. 
El árbol grande 
creció en el fondo del agua. 
Los peces voladores 
conquistando el aire,  
y niños caídos del árbol 
aparecen en mi playa. 

Todo patas abajo 
menos el escarabajo 
que vive en mi barriga 
Y me castiga despacio. 

Me quieres 
y me dejas, confundida. 
Nos volvemos locos 
de alejarnos apenas nos vemos, 
en pleno infierno de frío, 
derretimos el fuego, 
encendimos el hielo, 
veneno de amor. 

Todo patas abajo 
menos el escarabajo 
que vive en mi barriga 
Y me castiga despacio. 

Mirando sin parar 
despacio, con prisas, 
mientras la brisa 
te borra la cara, 
reflejo en el cielo 
de la luna del mar 
con tu lunar oscuro 
en la espalda. 

Todo patas abajo 
menos el escarabajo 
que vive en mi barriga 
Y me castiga despacio. 

NADA…

Hoy quiero encontrar un sitio 
alejado de mí mismo, 
tan distante que imposible 
acordarme de este abismo. 

Y en mitad de la tormenta 
nadar sin parar de espalda 
sin saber que en esa línea
no voy a encontrar ya nada.

Nada. Nada.
Nada. 
Nada.

La luz cada vez más tenue 
ilumina mi camino, 
como si fuera de día, 
a encontrarme mi destino.

Estar parado frente al mar 
mirándote 
mientras el mundo gira,
en un abrazo fundido. Y ...

Nada. Nada. 
Nada. 
Nada. 
... sola la guitarra, dormida.

Borrachos de oscuridad

Así quedamos sin más, 
borrachos de oscuridad, 
vestidos para nada, 
sin tiempo para huir, 
bienvenida la madrugada. 

Mil besos pendientes, 
y más abrazos que sientes 
no haber disparado 
en ese momento 
que te tenia delante. 

Tan ciego que no vi, 
tan necio que llore 
por no adivinar 
el final feliz. 

Estaré 
donde se pone la luna, 
junto a la esquina 
del árbol aquel 
donde juré 
que te quería. 

Un granito de arena 
se me perdió en la playa. 
Y solo a mi me importa, 
si no estás allí, 
mi reina de sal. 

Blanco y niebla

Vivir organizado 
repitiendo rutinas. 
Y saber que estás 
incontrolado. 

Pensar de antemano  
que nada nos falte, 
y sentir agobiado 
que no se cumple.

Incontrolado 
latir en el pecho, 
donde nadie ve 
la angustia. 

A punto de partida 
en un viaje de sueño, 
sin tener aún 
la certeza. 

Vivir al día, cada día, 
que pasan volando 
con igual calendario, 
sin nada escrito. 

Aquí se acaba una historia, 
una parte de la vida, 
sin saber si la nueva etapa 
comienza o termina. 

Sonó un disparo en la noche
dentro de mi cabeza. 
Y después de todo, nada, 
y fundido a blanco y niebla. 

Escondido

Escondido detrás de mi, 
detrás de mi cara 
y de mis ojos. 

Escondido para sentir, 
entre tantos gestos  
y posturas. 

Sin piel  
la vida duele más 
quizás. 

Y el camino 
se retuerce sin más 
de noche. 

No dejo de buscar 
donde encontrarte 
a oscuras. 

Cuando te tenga 
frente a mi 
lo sabré. 

Y un beso 
sellará el momento 
para siempre. 

Que secreto 
guardamos celosos 
solo para dos. 

Si no es amor, 
será un infierno 
de hielo. 

Si no eres tú, 
vendrá un invierno 
eterno. 

Si me abres
tu corazón 
será mi cielo.

Despedida

Bueno chicos
Esta historia se acabó 
Por fin

Y ahora que todo se acaba 
todo sigue, como si nada,
como el aire.

No opongas resistencia, 
no luches si no vas a ganar, 
saluda al sol. 

Deja pasar este momento 
y que llueva de nuevo 
lagrimas y risas.

Soy el pasado definitivo. 
Esta historia se acabó. 
Con amor. Adiós