Noviembre eterno

Precioso noviembre, 
me pediste ser para mi. 
Intentarlo. 
Acepto encantado. 

Triste e intenso. 
Ojalá llueva. 
Nunca quiero que termine 
este nuevo mes. 

Y entre mañanas de frío, 
paseos interminables
en un mar de hojas secas, 

abrazos estrechos, 
siempre envidiarte 
tu fuerza, y tu belleza. 

Tristeza de amor perdido 
y recuperado al fin
sólo para mi. 

Tristeza de amor eterno 
y perdido al fin.
Solo sin ti.

A medias

Amor a medias. 
Entre nosotros dos. 
Con respeto. 
Ya te digo. 

Amor elegido 
al azar, meditado 
sin duda generoso, 
gota a gota. 

Entregado a dosis pequeñas. 
Perfume de sabor 
a mañanas, 
de pereza y desidia. 

Da envidia. 
De movimiento lento, 
susurrado, 
casi una intención. 

Amor con tensión. 
Destilado lento, contenido, 
con calma, 
a pasos medidos. 

Amor sordo, 
música del aire, 
silbido suave. 
Amor Azul. 

¡Que peligro
romper el cristal
tan fino
que contiene la pasión!

Otño

Cuando el otoño me acerca a ti. 
El viento frío suave en la cara.
Los colores amarillos y ocres,
de hojas la calle alfombrada. 

Apenas un roce, que suplico en silencio,
paseando junto a la playa.
Soñando la chimenea encendida
y la lluvia allí fuera, en la casa.

El día transcurre despacio
a media luz templada.
Y el alma mece tranquila
tu presencia más delicada.

Ven conmigo, mi cielo.
Estréchame en un abrazo,
de esos pausados y enteros,
que te hacen sentir amada.

Septi_hambre

Cae septiembre 
en las hojas del calendario.
Se acorta la Luz del día.
El mar vuelve apretando.

La brisa se volvió húmeda.
El amanecer pereza.
Los abrazos largos
de despedidas aquellas

Las brasas del espetero
resisten a medias.
El paseo de la tarde
se hace sereno con flema. 

La calma vuelve sin llamarla,
rendida, sin pedirla.
Fin de temporada
apurando el sol.

Te despiertas a mi lado
pero es un sueño
El cafe que amanece
lo sigo tomando solo.