ODIO

Que le rompan los huevos a palos.

Le corten la polla para que mee con dolor el resto de su desgraciada vida.

Le rompan las piernas y las manos, para que no salga de la cueva y no vuelva a agarrar a nadie, nunca.

Que le graven a sangre y fuego en la frente y la cara «violador».

Y dejarle con vida, para que sufra y no olvide jamás el daño que hizo.

P.D. Que Dios, en su infinita misericordia, lo haya acogido en su seno. Porque si me lo encontrará, sacaría de mi este demonio que ahora llevo dentro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s