Quisiera querer

Quisiera aprender a escribir como pienso.
Y luego releer y corregir, para que se me entienda.
Corrijo: Quisiera aprender a escribir como siento. Y luego releer y volver a sentirlo. 

Sería bueno que se me entendiera. Alguien que se atreviera con paciencia o con interés en leer lo que se me va ocurriendo.
Pero, claro, eso me suena tremendamente pretencioso ¿a quien puede interesar nada de esto? 
Vuelvo al principio.
Quisiera aprender. ¡Que bueno aprender constantemente! Es inagotable este plan de vida.

Y leer, leer sin parar millones de historias y de ideas escondidas en las páginas de millones de libros interminables.
Salir a recorrer otros senderos, que puede que sean el mismo, pero escritos de otra manera; de esa que arranquen un pellizco en el pecho, que dibujen una sonrisa abierta, que destapen la curiosidad incontenible de llegar al final de la página, y pasarla para retomar la intriga abierta, inaplazable la respuesta.

Leer, leer, y aprender ¿Cuantas historias contadas o calladas, escritas, olvidadas, verdaderas o no, …cuantas caben aún en la imaginación? Infinitas. 
Pues no paremos de leer, de aprender, de inventar y vivir, de escribir y compartir.
Porque seria un despropósito olvidar, si una sola del montón de las que se olvidara, fuera la que te hizo FELIZ. 


A mi padre que me enseñó a leer y amar los libros

Despegar

Una de mis razones para acometer con violencia y atrevimiento, que en definitiva significa sufrimiento, este Paseo al fin es conseguir despegar el corazón de la madeja de telarañas que he ido tejiendo durante toda la vida, y que lo mantienen bien atado, en su sitio. 
Pero no está feliz. Está atado. 

Y mantenerlo despejado, latiendo a su bola, descontrolado o tranquilo, es lo que más deseo ahora que espero llegue pronto el final. 
Aunque no hay prisas. Como a todos ese final llegará, y quiero disfrutar de cada instante a tope de pulsaciones, escuchando su latido intenso y sonoro, en mi pecho. 

No quiero esperar con tristeza a que me toque.
Quiero encontrar ese lugar gastando vida.
Eso es para mí lo principal. 
Despegar.



Abuelino en Camino

Donativo

1,00 €

JUNO

Hoy empieza mi mes preferido. El mes mágico y feliz del año. 

En unos días nos llega el solsticio de verano, empieza la vida, más libre, artista, original y callejera.
Los días más largos, con más luz. Las noches más llenas, los cielos llenitos de estrellas. Los grillos, las cigarras, se alternan, y mantienen ese timbre agudo y seco, musical que acompaña, día extenso y noche que llega. 

A regar temprano que el sol aprieta, a contemplar las cepas que vienen cargadas, a tapar los melones y las sandías con las hojas de su mata, a bañar a la alberca de Quique, en la esquina de la parcela, espantando avispas con la caña seca. 

A limpiar la bici, a engrasar la cadena. Ya huele el aire a gasolina y aceite de mezcla que quema, a quedar en el parque, en la plaza, a guitarras que suenan. 

Atrás el calor en el aula, las ventanas abiertas, la tiza en la tarima de la pizarra, las horas que vuelan.
El último esfuerzo, las ganas de guerra. 

Hoy empieza junio, si no fuera porque ya nada de eso me pasa de cerca, sería de nuevo la magia que empieza. Pero es la memoria traicionera. 

Let It Be.



¿Que me llevo?

Voy solo.

Solo me acompañan mis cariños, mis anhelos.
Conmigo me llevo a mis 4 nietos, a mis hijos, a mis padres, mis hermanos, mis amigos del alma, mis amores. A todos metidos en el corazón.

¿Qué quisiera perder? La tristeza, la ansiedad, la certeza, la necesidad, la urgencia. La ambición, el mal humor, la desesperanza., el rencor.

¿Qué quiero conquistar? La generosidad y por encima de todo la humildad infinita. Y La paz (como las mises) … 

¿Qué voy a gastar? El humor y la risa, los recuerdos, la fuerza y la salud. Y el tiempo,
escasísimo para lo que quiero.

… y lo mío

Loco mayor

Hay verdades tozudas que cuesta entender.

Llámame loco. Me estoy haciendo mayor. 

Al tiempo, jugando con los nietos descubrí que, quizás el mejor juguete de mis hijos era YO. 
Y me lo paso siempre tan bien.

Juega, juega con ellos. 


#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €

El mar

¿Que me trae el mar, 
que cada día rompen 
sus olas en mi jardín?  

¿Que me trae al mar, 
que me atrapa amanecer, 
que me atrapa la luna? 

¡Que te echo de menos, 
cuando aún hoy, 
te miro de frente, sin parpadear! 

Allí está mi amor, 
diluido en tu esencia, 
allí quiero volver yo.





#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €

Mi vida, hasta siempre

Mi vida es un relato de un gran acierto, mi familia, y muchos pequeños fracasos. Hasta hoy.

Sé que el día que encuentre mi paz, mi verdadero sentido, moriré. Moriré de amor. Encantado moriré, por fin.
Desahuciado, devastado, exhausto, abrasado por el desgaste de la lucha, pero inmensamente feliz.

Y moriré feliz de no haberte perdido, de no dejar de sentir tu latido, tu fe en mí.
Espero no haber defraudado, una vez más. 

Diluido en el mar, más allá de la orilla convexa, donde se acuna la belleza, y la luna se posa, dulce e indolente, mientras su brillo se refleja en el agua, y en tus ojos una lágrima que anuncia el fin.

Hasta siempre, amor.
Siempre te busque, siempre te viví.


Abuelino en Camino

Donativo para llegar a Santiago

1,00 €

A propósito del género

Lo juro.
No he seguido la “docuserie” de #RocioVerdad12 de _o _sobre Rocio Carrasco y su verdad, todo en relación al maltrato y violencia de género. 
No opino de este caso concreto, ni valoro la veracidad e integridad, ni las presunciones de inocencia o responsabilidades de ese caso.
(Me repugna en exceso cualquier caso de violencia, sometimiento, intimidación o discriminación infringido a cualquier persona, y especialmente el daño a la infancia)

Y, a pesar de la cercanía familiar y cariñosa a una persona que participó en la docuserie, leo extrañado que “el feminismo salva vidas”, “si todas las mujeres nos apoyáramos unas a otras seríamos imparables”. 
Siento estar muy muy lejos de estos argumentos. No de ahora, desde siempre. 
Importan las personas. Lo que más. Solo importan las personas.  

Las personas educadas libremente, con independencia y autonomía, agrupadas o individualmente, son capaces de cambiar las cosas por difíciles o imposibles que parezcan, erradicar los malos comportamientos y corregir las situaciones de abuso, injustas o inmorales. 
Estoy de acuerdo en que, si quieres cambiar una situación injusta o inmoral, una fea costumbre, un mal hábito socialmente establecido, además de estar plenamente convencido y personalmente comprometido, debemos buscar la unión de todas las personas posibles, para que el cambio sea realmente efectivo. 

Educar en casa, en el cole, en los actos sociales, o en la intimidad, es enseñar hábitos y conductas respetables, es decir, enseñar a respetar, a compartir, a ayudar, a ceder, a pedir ayuda, a aceptarla. Y todo con sencillez y normalidad. 
Y así debe ser. Y así será. 

Pero, en todo este largo razonamiento, no ha aparecido ni una sola vez “el género “ como elemento. Y es que es irrelevante. 

El error y el coste tremendo de esta lucha “de género” está precisamente en ese enfoque de género. 
Creo imposible superar la desigualdad de la mujer defendiendo el “feminismo”, contraponiendo poder machista a feminista, empleando términos como empoderar, y reclamando la unión de TODAS las mujeres en esa lucha contra la sociedad, el lenguaje, las ciencias o la literatura infantil, exigiendo todo tipo de cuotas compensaciones y demás que distingan a la mujer. 
Y estoy convencido de la imposibilidad, porque los hombres y las mujeres, todos distintos, son PERSONAS, que en su condición de personas tienen la libertad de pensar y decidir, y el criterio para escoger lo que quieren. Esa si es la lucha. 

Por ejemplo.- De tú mejor amigo, sea una chica o un chico, lo importante será que es TU MEJOR AMIGO.

Pero no depende de mi género y de tu género. Depende de ti y de mi. 
Ese es el gran compromiso. 

Lo he dicho mucho antes de hoy: este es el siglo del womanpower. Y lo es porque los conocimientos y la educación se han globalizado sin sesgo de género. E irrumpen numerosas personas nuevas, con nuevas ideas y compromisos sin importar el género. Aunque llame la atención que sean muchas más mujeres, donde antes no había ninguna. Pero el valor no es que sean mujeres, sino el talento, la formación, los conocimientos de esas personas.

Mi padre maestro y mi madre maestra, nos enseñaron esto. Y ellos fueron aprendiendo también en este proceso, superando roles y estereotipos sociales y familiares, fuera y dentro de casa. 

Teach your childrem, mi canción preferida (de CSNY) habla de enseñar a tus hijos y a tus padres, y aprender de tus hijos y de tus padres.

Educar en casa, en el cole, en los actos sociales, o en la intimidad, es enseñar hábitos y conductas respetables, es decir y enseñar a respetar, a compartir, a ayudar, a ceder, a pedir ayuda, a aceptarla. Y todo con sencillez y normalidad. Y así debe ser. Y así será. 


Perdone que le escriba 

Que me avergüence esta imagen es estar en la dirección correcta

Un poquito de desorden, por favor

Creo que cada uno nacemos con un “estilo” de hacer y de pensar. Es como la tendencia. Una gama de colores, un tipo de música, sombrero o gorra, callado o hablador…

Cuando vamos creciendo puede que te ayuden a aprender como te vas a desarrollar, a cultivar tus virtudes. Pero en ti ya venía gravado tu paciencia, calma, curiosidad, lentitud, determinación, tozudez, sensibilidad, afinación, mal humor, fuerza o locura. Así como en otros viene la impaciencia, la velocidad, el instinto o la inteligencia; contralto, bajo o tenor; aun siendo muy cercanos, incluso hermanos, todos distintos. 

A mí me gustó cada vez tener todo ordenado, planeado y previsto. Mi tío Antonio me tenía bien calao. Un día en su casa, mientras le explicaba que íbamos a hacer un viaje improvisado, me contestó entre risas: …como lo tengas previsto

Todo previsto siempre, los tiempos de viaje, las paradas, los sufrimientos y las alegrías, la compañía y las ausencias. Y por si todo fallara, al menos otro plan alternativo. 

Pero esa locura ya se me pasó. Ahora estoy desaprendiendo, intentado acostumbrarme a lo contrario. A vivir un viaje imprevisible, una aventura al descubierto.
Una cura de humildad.
A poner en mi vida un poquito de desorden, por favor. 



#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €

O si, o su, o se. (Encerrado)

Ojalá encuentre escondido mi destino, y me sorprenda.
Lo suficientemente loco como para intentar un sueño.
Y lo suficientemente cuerdo para alcanzarlo.

La determinación viene de la mano, el impulso de la locura.
La frustración más amarga, la traición. El engaño de mi vida. 
Pagar con egoísmo lo que di con generosidad.

Desafiar el límite letal arriesgando todo lo que recibiste con bondad y esfuerzo. 

Entonces, no te queda nada.
… y lo quiero todo.




#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €