Inverso

Decir adiós 
para desear verte más tarde.
Rogar ¡quédate!
Y dejar en silencio que te marches.

Un infierno helado
la soledad en compañía de una multitud.
Soñar con ojos abiertos,
eternamente si no estás tu.

Nunca dejas de querer,
nunca quieres olvidar.
Nunca pierdes el compás
de esta canción.

Vuélvete, dame tu mirada,
dame alas y volaré
hasta el filo de tu espalda

Sonríe, déjame morir
en la comisura de tu boca,
de amor, amor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s