Violento, vivo lento, vio adentro

Me levanto y pienso que el día, violento, se ha vuelto contra mi.

Pero aún es de noche. 

El tiempo pasa lento, poca vida ahí fuera, 

Nos vamos a la espera de ver el primer rayo de luz salir. 

El viento suave y frío, templa mis ansias de respirar, ahora más sosegado.

En la cama desperté angustiado, sin aire en los pulmones, y corrí a la calle a ver salir el sol. 

Días de despedidas, de tristes augurios, de esperanzas sutiles que después no conducen a nada. 

Que dulce tristeza tan rara, que despide el verano deseando que llueva, que encienda el calor de la casa, que la soledad invada la espera. 

A veces el agua da vida a quien no la necesita.

A mi me la quito, ahogado.

El peso tira hacia abajo, haciendo imposible seguir en pie.

Al filo de caer al suelo de bruces.

O de recuperar un cielo lleno de luces.

Confundido con el pasado de estrenos, 

ahora me lleno de arena el pantalón.

La familia corre a recuperar su posición en la playa, aprovechando los últimos días de sol. Y yo deseando se nos caiga el cielo encima.

Y que te moje el agua abrazada a mi, por favor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s