Luz de otoño

Hoy vino nublado, 
fresco y precioso. 
Ojalá llueva 
y salgamos a caminar. 
Como me gusta esta luz, 
perfecta a los ojos, 
a los que mirar  
más allá del tercer párrafo 
de la historia 
que aun no has escrito, 
pero que has soñado 
cada vez. 

A tan solo …

A tan solo 
una 
primavera de ti. 

Una distancia 
suficiente 
para sufrir, para vivir.

Si no llegó 
aún 
el invierno. 

Si nos esperas 
sin encender 
el fuego, el miedo. 

Todo 
tiene que pasar 
intenso. 

Y si lo pienso, 
estás 
en cada lugar, amor.

Lluvia masiva

Solo en noviembre,
ese día que venías,
y una lluvia masiva 
me detiene un instante 
en la puerta. 

Si vinieras a mi, 
sin miedo cruzaría 
la cortina, persiguiendo 
entre lluvia y llanto, 
el sueño de abrazarte, aún. 

En mitad de la lluvia 
masiva.  

Solo tienes que decirme, 
atreverte a insinuarme, 
tan solo una directa mirada 
que me alcance de lleno 
y me dispare a buscarte. 

En mitad de la lluvia 
masiva . 

Saltando, entre aceras 
llenas de espejos, 
sin miedos, ni dudas, 
ese camino estrecho, 
que señalas hacia ti. 

En mitad de la lluvia 
masiva . 

Atrévete a cruzar 
conmigo el umbral. 
La lluvia nos desnuda 
de todas las historias pasadas
Hoy quiero vivir está contigo, amor

En mitad de la lluvia
masiva. 


Allí voy a ir
a volver desde aquí
a lo que soñé. 
Y lo que sentí 
será real, ven aquí. 

En mitad de la lluvia
mas tuya, más mia.

Un gusano

Un gusano me invadió 
dejando todo vacío. 
La fachada la defendí 
heroicamente,

sin propósito aparente. 
Solo por vergüenza,  
sin darme cuenta 
del gran vacío interior. 

Ni planes a medida 
ni nada en consecuencia. 
Que importancia tenia 
lo que pudiera pasar. 

Y ahora, que reparo, 
nada tiene sentido 
si solo he conseguido 
mantener en pie lo de fuera. 

No siento nada conmigo, 
ni aprecio lo que vendrá. 
Todo se acabará 
con el último suspiro. 

Silencio pío

Me cortaron las manos 
para no escribirte 
ni un verso más.

Para no poder 
decirte ni pio. 
En silencio completamente. 

Y, mientras miraba 
lo que antes fueron, 
me inundó el silencio, 

dejando vacío y ruido 
el único espacio 
que llenaba contigo, amor 

Y solo el sonido 
de una lágrima 
 rompió 

pensamiento 
y oración, 
el silencio pío. 

Te quiero

Hoy quiero 
escribir te quiero 
como despedida. 

Es fácil decirlo 
para quedarse, 
mi vida. 

Es natural sentir 
te quiero 
sin distancia. 

Enredar mi mano 
en tu pelo 
con paciencia. 

Sentir anhelo 
a un minuto 
de tu ausencia. 

Si respiro tu aire 
en mi cara 
en un abrazo. 

Sin perder un minuto 
tu mirada 
en cada beso. 

Pero hoy no, 
no es eso. 
Es silencio. 

Me alejo.
Y te quiero, 
al final, 

fue cuchillo
hundiéndose 
en mi pecho.

Quiero ver

Quiero ver 
la sonrisa 
en los ojos, 
mientras imagino 
tus labios. 

Y ver 
tu gesto tierno 
detrás de la cara 
cubierta, 
sin remedio. 

Enmascarados 
para siempre 
que no se someta 
este virus, 
sin amor. 

Escondidos 
detrás de la cortina. 
Mirando despacio. 
Que no hay prisas 
por besar. 

Distancia 
sideral. 
A tan solo dos Facebk 
de ti. 

Que son para siempre. 
Porque este amor 
nunca será. 
Más Luna. 

Soledad y frío

Este otoño 
recién estrenado. 
El cubre en la cama. 
La madrugada, desgana. 
Siempre hace frío 
en soledad. 

Nada supera tu abrazo, 
que tanto echo de menos. 
Nada consuela. 
Nada desvela tanto 
como la soledad, 
en la que espero. 

Y muero 
a cada minuto 
que pasó sin ti. 
A cada paso 
que doy. 

No estoy feliz 
con nada. 
Tampoco 
en la mirada, 
se nota cansancio. 

Y agotando 
los días que me quedan, 
encerrado en mi cabeza 
el tesoro 
que viví. 

Con la esperanza 
de encontrarte a ti, 
entre tanto ruido, 
entre todo el silencio,
AMOR

Volver a besar

A nadie dejo nada 
de lo que fui. 
Nada tiene la importancia 
de ser legado. 

Borrado de todo, 
consumí mi tiempo 
despacio, al fin, 
después de tantas prisas. 

Agotado del modo 
en que exprimí mi camino, 
ahora me cuesta, sentir 
enredado tu pelo en la brisa. 

Ya no hay prisa. 
Solo deseo 
de verte, anhelo 
estrechar tu boca y la mía.