Lo tenemos

Que esto que tenemos 
es perecedero 
y hermoso. 
Es amor perezoso. 

No quiero perderlo, 
ahora 
que está ardiendo tanto 
mi corazón. 

Acércame tu cara,  
que vea de frente 
los labios 
que quiero besar. 

Esta droga maravillosa, 
que es mirarte 
sin parar 
mientras te alejas. 

Un suspiro profundo. 
Cierro los ojos. 
Saboreo lentamente 
tus manos en mi sien. 

Amor, amor.  
¿Donde estás? 
Ven a mi 
Te quiero aquí. 

Me quedaré esperando

Cuando decidas 
no volver, 
me quedare esperando. 
Y cuando pase 
el tiempo, 
ya nada será igual. 

Seguiré esperando, 
pero nada será igual. 
Y será todo distinto 
sin poderlo cambiar. 

Cuando decidas 
no hablar, 
me quedare esperando. 
Y cuando pase 
el invierno, 
ya nada será lo mismo. 

Seguiré esperando, 
pero nada será lo mismo. 
Y será todo distinto 
no lo podremos cambiar. 

Cuando decidas 
volver, 
yo estaré esperando. 
Para empezar 
de cero, 
como si nada. 

Vida corta. 
Espera, 
que ahora mismo 
te atiendo. 

Se me olvidó. 
Y ahora me gustaría 
empezar aquello 
de cero. 

Con sangre

Los dedos rotos, 
la mano abierta, 
el corazón escondido 
detrás de unos ojos abiertos 
de par en par. 

Escribiendo a pulso trémulo, 
emborronando páginas 
con sangre y lágrimas, 
emborrachado de suspiros 
por ti. 

Cerrando el cuaderno de las quejas, 
que saben a viejas, y ya 
no pintan nada. 
Sabes que busco una nueva ventana 
para salir. 

Camino de un nuevo destino 
para viajar sin parar. 
La luna ilumina las noches, 
hasta el alba.

Me tiene en pie la fe 
de encontrarte, de nuevo, 
en medio de tantas estrellas,  
solo una de ellas es 
para mi. 

Cerrado

Una año más cerrando capítulos,  
cerrando postigos del cuarto querido.  
Dejando las llaves en el alféizar  
Preguntando si sabes dónde iras 

Un año distinto que sabe a nuevo 
Con aire cansado, parece un final. 
Despedidas sin drama, sin lágrimas 
Con calma y decoro, sin dudas

Que igual te llenan el alma 
con su locura y su despliegue  
sin fin, que el viento vuela 
despacio, deprisa, según.

Un horizonte lejano, azul,  
verde abeto en las lomas,  
empinado hasta el cielo despejado, 
prados y silencio que te dejan en Babia. 

Eres parte de mi, y tú  
necesidad es la mía  
Hasta siempre, vida. 
El día comienza, sin fin.

Todo empezó 
con un beso.
...
Porque siempre en eso
se nos va la vida
Y te queda solo amor...
y soledad

Merezco

No te merezco, 
Vida. 
No te merezco. 
Alguna decisión  
he de tomar  
sobre esto. 

Perdí la fuerza, 
el entusiasmo, 
no el fuego. 
Y las cosas 
van dando vueltas  
aquí dentro.

Presumo de energía, 
que no tengo. 
De paz que busco, 
y no encuentro. 
Algo he de hacer  
sobre esto. 

He conocido 
una puerta oscura, 
un camino recto. 
Oigo llorar 
a quien quiero. 
Lo siento, 
no puedo. 

No te merezco, 
Vida. 
No te merezco. 
La decisión está. 
Solo esperar 
el instante correcto. 

A qué sabes

¿A qué sabe la soledad? 
A dulce y amargura 
Beso del dragón 
quemando la sonrisa. 

¿Donde vuela tu cabeza? 
Lejos, en otro tiempo, 
ni pasado, ni futuro, 
ni presente, ni oscuro. 

Sentir, viajar sin rumbo. 
Dentro de tu mundo 
no hay ya nada. 
La luz apagada. 

Vienen a visitarme, 
nunca los quise conmigo. 
Figuras blancas sin rostro. 
Sueños interrumpidos. 

Sin fuerzas para rendirme. 
A un impulso de escapar. 
Paralizado observo 
como pasa mi vida. 

Y una lágrima sentida 
escapa mejilla abajo. 
Las manos ardientes 
y un abismo a mi lado. 

¿Que hago? 
Mientras pierdo el tiempo escaso
mirando fijo el fondo 
infinito de la oscuridad. 

Ese frío 
es la soledad

The dream is gone

Ahora sé, en este Julio, 
que el “sueño” terminó. 
Solo el calor y el viento
 fresco de la noche 
junto a la playa, 
queda para siempre 
en mi memoria. 

Ya olvidé los últimos 
momentos angustiosos, 
tiempos desesperados, 
con tanto sufrimiento, 
que no sentía la vida. 
Ahora solo queda 
tristeza infinita, 

y el miedo inevitable 
a la soledad absoluta. 

No se como acabará esto 
no se como despedirme. 
No se como acabar 
y deshacer mi alma 
en el infinito aire 
del cielo azul.
No se como acabará 
no se despedirme. 
No se como acabar 
y deshacer mi alma 
en el aire infinito 
del cielo azul. 

II don't know how it will end 
I don't know how to say goodbye 
I don't know how to finish 
and undo my soul 
in the infinite air 
of the blue sky. 

Te prometo

Cuando el camino 
tuerce tu destino 
soñado desde siempre

Cuando la mitad 
de tu vida conseguida 
se te pierde para siempre

Solo puedo prometerte 
el cielo lleno de estrellas 
y una lágrima de felicidad

Una noche de risas 
un parque y una brisa 
dulce adorno para bailar
 
Y bailar 
Y bailar, bailar 
hasta no poder más 
 
Y bailar 
Y bailar, bailar 
y quedarnos dormidos 

Y soñar 
abrazados sin sentido 
hasta siempre jamás. 

Cuando el viento 
nos separe divididos
por contrarias direcciones
 
Cuando el tiempo 
te parezca detenido 
recordando las canciones 

Solo puedo prometerte 
el cielo lleno de estrellas 
y una lágrima de felicidad
 
Una noche de risas 
un parque y una brisa 
dulce adorno para bailar

Y bailar 
Y bailar, bailar 
hasta no poder más 

Y bailar 
Y bailar, bailar 
y quedarnos dormidos 

Y soñar 
abrazados sin sentido 
hasta siempre jamás. 

Como dos hojas 
desprendidas sin querer 
unidas sin saber 
por el viento
Y soñar
volar

No hay para todo

Cuando, a pesar de tus esfuerzos, no tienes para todos. Tú capacidad de dar es limitada, y tú corazón no entiende de medidas.
Pero el tiempo, siempre el tiempo, es extremadamente finito.
Casi transparente y endeble. Y te parte tus planes y tus deseos en trozos, alejando algunos fuera de tu alcance.
Que frustrante, cuando lo has tenido ahí, a la vista, a la mano. Y ahora te tienes que conformar con una pequeña parte de tus sueños. 
El tiempo no te deja, casi, ni elegir. Todo pasa tan rápido, sin pausa, que tienes que atrapar algún pedazo antes de quedarte pasmado y perderlos a todos. 
Y es que es implacable. Hay tiempo para todo. Y un tiempo para cada cosa. Pero esta simpleza es simplemente imposible. Porque no hay tiempo que atrape lo que cabe en el corazón, sin razón ni medida.
Y cuando decidiste qué, se te pasó el tiempo, ese sueño se convirtió en pesadilla.
Hace tiempo que decidí no parar. Coger todo lo que pudiera, disfrutar de todo lo que estuviera en mi cabeza, sin darme cuenta que todo no cabe en MI TIEMPO. 
Pero la decisión está tomada sin vuelta atrás. Es un no parar.
Así ando extenuado, sonriente, dolorido y feliz … a medias.