… y ahora (nunca más)

Y ahora que te tengo tan cerca, 
no te vengo a visitar. 
La verdad es que no quiero romper 
esta historia tan bonita sin final. 

Abandonar fue la decisión más cruel, 
más radical y necesaria. 
Tan solo se extiende ante mi 
el vacío inmenso de la soledad. 

No hay más amor en la renuncia. 
Esa mecha encendida, 
que en un minuto eterno, 
te señala el momento de la despedida. 

El miedo insuperable 
a no volver a sentir el vértigo, 
el calor en las mejillas, 
y la locura de un beso de amor. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s