Cajita de tesoros

Un día descubrió mi nieta que me gustan las cajas. Las uso para guardar pequeños tesoros. Y por eso, en su carta a los Reyes Magos, pidió para mi una cajita. ¡Es un tesoro!    
En la cajita guardó detalles, cosas pequeñas, insignificantes, que solo tienen valor para mi, pero que encierran recuerdos que son un tesoro. Nunca se sabe si en algún momento hay que rescatarlo.   

A veces uno se acerca, o lo intenta al menos, a personas que te han hecho sentir. Personas, algunas desconocidas incluso, que alteran tus sentimientos y te llaman la atención. Me pasa de vez en cuando.   
Y a pesar de mis intentos, no consigo alcanzar ese halo que tanto me gustó. Fui constante, lo prometo. Pero no se dieron las circunstancias. Mi Estrella no brilló lo suficiente, y pasó desapercibida. 
Entonces, abro mi caja de tesoros y con mucho cuidado acomodo mis recuerdos, como si fueran un fetiche. Nunca se sabe si en algún momento habrá que rescatarlo.   

Mi nieta es fantástica, tranquila y observadora. Lleva como yo elmundoenlosojos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s