Túnel

Entrando en el túnel oscuro, bajo tierra, sin la luz del día, deprisa me acercas a casa, y tiembla la vía a tu paso veloz imparable. 
Recibo una llamada. Una aviso muy débil de auxilio, que me alcanzó de lleno.
A causa de lo espiritual y de un sendero, retorcido pero corto, para abandonar lo antiguo y purificar lo nuevo.
Peligroso en la medida que hace daño a la salud precaria. Sin alimento, ni resguardo, ni sosiego, es difícil depositar la confianza en esto.
Y proponer la ruptura de un equilibrio escaso, me hace pensar en la dificultad de recuperar las pequeñas conquistas alcanzadas.
Ese es el límite del respeto.
No tengo miedo al espíritu. Me dan más miedo las personas.
Ser atrevido inquieta cuando juegas con la vida ajena.
El propósito que tanto buscaba lo tenía al lado. A su encuentro voy calmado, abierto al conocimiento, con la atención puesta en lo que me interesa, a escuchar tranquilo, y a ayudar de cerca.

3 comentarios sobre “Túnel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s