En agosto, luna

El calor oscuro, intenso, espeso, 
caliente de la luna, menguante, 
me deja exhausto 
de asuntos pendientes, 
el día más largo. 

Me deja en blanco 
frente a una puerta, 
de cara al viento,  
brisa fría y salada, 
del amanecer azul. 

El sol nuevo de este día 
acude puntual, encendido, 
venciendo la noche, 
donde te dejo desnuda
mi alma, sin reproches. 

Otro, que suena 
de nuevo, 
a despedida. 

Luego, que venga 
con suerte, 
confundida 

la luna brillante
de un agosto. 
Adiós. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s