… y recuerdo

Tú recuerdo me sabe
a la espera de escalera, 
a la esquina de tu cadera, 
al sol de primavera que viene. 

Quien me diera este veneno
que no olvida, y perdona
que no te llame, hace días 
que extraño ese peldaño. (Vacío)

Mirando la luz de la escalera, 
el ascensor lleno de besos 
(Del octavo al 12, y luego al tercero)
y un café en la playa un martes de febrero. 

Todo entregado a la primera
postura, sin pensar en otro juego. 
Con el fuego quemando 
las dudas y la niebla. 

Dame tu mano, amor
Dame tu boca. 
Siente mi pecho, amor
estallar tan loca. 

Nunca vuelvas a intentarlo 
El ascensor (de golpe) ya se paró 
Se apagó la luz del hall, 
se terminó el cuento de amor. 

Las miradas cruzadas
de salón, y de lejos, 
de espejos colgados
torcidos, sofás de estreno. 

Todo entregado al primer instante 
sin tener dudas, palabras mudas. 
En un verdadero o falso
se fue la pasión abajo, lejos. 

Y ahora en el miedo, 
no valgo para estar como antes. 
La distancia no hace mellas. 
Dedicado solo ha olvidarte. 

Toma mi mano, amor
Dame tu risa. 
Siente en mi pecho calor 
Al decirme adiós, una caricia. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s