de querer, adiós

Después de vivir, 
he tenido la suerte
de quererte, 
Amor. 

Inmensa la nota 
que rompe el silencio, 
al decir Te quiero
color azul. 

Inmenso el silencio
que llena el cielo
de la noche 
sin Estrellas.  

Abrumador
el cariño recibido.  
Y el desdén 
de tu rechazo. 

Ahora, 
sentado 
a un lado de la sala, 
espero solo. 

Y todos 
han venido 
a acompañaros. 
El protagonista soy yo. 

Deja que sienta 
la última caricia 
del aire en la cara.  

Lágrimas y risas,  
música,  
comida y vino. 
Despedida. 

Con todo sentido, 
una gota más 
en el mar. 
Ha amanecido. 


Réquiem póstumo 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s