Maniquíes guardados

Muñecos desnudos, desordenados, sin cabellos, con la expresión fría, impertérrita, sin mirada, enfrentados unos a otros, o de cara a la pared, reunidos en el “doblado”, con las ventanas abiertas que les hace visibles junto al tejado, en silencio revelador. 
Los vi en Paris. Y su recuerdo es imborrable. Algunos brazo en alto, la cabeza girada a un lado, esperando volver a la galería vestidos con la última moda que llegó al almacen. 
Listos para lucir, y sin embargo, en esa habitación del tejado, atestados de compañeros, pacientes eternos, desnudos, esbeltos, parecen tan humanos. 
Muñecos de quita y pon, esperando su momento de esplendor en un escaparate o en un pasillo junto al ascensor.
En ningún momento se movieron. En ningún momento desertaron, inmóviles, paralizados. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s