De caramelo

En una ciudad histórica, grande y señorial, de la raya, pegadito a Portugal, a este lado del rio Guadiana, la génesis y la herencia vital me cuenta al oído, en mitad del paseo, que soy biznieto de Caramelo
Y mientras caminamos el empedrado negro y gris de un tiempo pasado, en el pueblo más bonito de España, me señala a La Magdalena, el Castillo o puente Ajuda, que lleva escrito Olivença del otro lado. 
El ratito de saludos y recuerdos en Casa Fuentes, para recoger la Técula Mécula y unas figuritas de mazapán, sellan este viaje improvisado y feliz. 
Los recuerdos de familia me vienen con olor y sabor del recetario de la “abuela Maria” de contenido culinario, de labores y de cómo comportarse. Y siempre pegaditos a las faldas y la conversación con mi madre y también con Engracia, Mechi, Pili y Nana, mis tías, y de Concha, la madrina.
Para volver en nada que estemos dispuestos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s