Pierna suelta

De cuando las piernas se desprenden 
Un dolor intenso soportable 
Una sensación desagradable 
Como arañar cristales 
Persistente hasta aburrir 
Con descanso cada cuatro horas 
La cabeza me devora 
con miedos que no se describir 
Sentir que todo se acaba 
Llegar al final de la tirada 
Asomarte sin miedo a la orilla 
No interesa tanto seguir 

Nada que el amor no cure 
Todo a blanco y negro 
Es el destino más cruel y más dulce 
Nada que pueda ofrecer 
Un despropósito ordenado 
Un jardín vacío, un descampado 
Un almacén atiborrado 
de inútiles tesoros y herramientas 
que no son utilizados nunca 
Combustible con fuego devorador 
¿A qué tanto dolor, 
si esto no fue lo planeado? 

24 besos de furia 
Pedazos de cuentos inconexos  
sin desenlace ni trama que indique 
cuando llegará y cuánto dura  
este final de viaje 
El reloj loco, no respeta 
el día ni la noche 
No quiero ningún equipaje 
para esta última aventura 
que empieza termina en ninguna parte 
Las manos no puedo darte  
Y, sin piernas, perdí la cordura. 

Un comentario sobre “Pierna suelta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s