Angosto 4

Seguimos el paseo hacia La Plaza de la Victoria, camino del “Jardín de los Monos”, donde enviamos siempre a los recién llegados a esta tierra.


¿Quien pudo diseñar esto, sino Dios? Luego algunos dibujaron encima sus últimos trazos para acabar este perfil único. Es Malaga, mi Segunda casa.


En la estela de la Alhambra, la Alcazaba , hermana de la de mi nativa ciudad, querida Badajoz, leyendas de familia y de cariño. 


Recuerdos de historias de ventanas con postigo, que mi sincero amigo Paco Hurtado, poeta- visual fotógrafo de Málaga , coleccionó delicadamente en la serie de balcones y ventanas


Desde la plaza de la Aduana, mirando a la Alcazaba, Roma-Málaga piedra y adobe, y gracia 


El cuento al oído del malagueño boqueron, que relataba entre sus “zetas” de “zi zeñó” el tesoro guardado en el doblao del Palacio de la Aduana, con algo de verdad, ¡ya te digo!; y ahora también Museo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s