61 menos cuarto

A mitad de mi vida,
cuando todo apuntaba
ya al final,
encontré una historia
incierta
en la orilla del mar.

Nunca te tuve,
en verdad.
Y me imaginé
que eras mi vida,
mi razón,
mi porqué.

Al final,
a los 61 menos cuarto,
me quedé solo,
como un niño
en medio del salón,
en mitad de una de fiesta de mayores.

Fui a esconderme
detrás de la cortina,
pero me pellizcan la mejilla.
Se me para el corazón.

Y por alguna razón,
no se que hacer.
Me quiero morir
de amor.

Me muero de amor,
me muero de ti.
Y sueño con ser
tú compañero de camino.

A los 61 menos cuarto,
cuando todo apuntaba
ya al final,
encontré una historia
incierta
en la orilla del mar.

Fui a esconderme
detrás de la cortina,
pero me pellizcan la mejilla.
Se me para el corazón, solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s