Hoy la vi (un sueño)

Hacía ya unos días que habíamos conseguido evitar cruzarnos, en un nuevo intento del olvido.
No sin esfuerzo, porque a veces pasaba por el lugar de la última despedida, de camino a casa, esperando esa sorpresa de verla por casualidad.
Hoy la vi. Y me estrechó en un abrazo que alimenta mi alma.
Esta preciosa. Con cara de cansada a estas horas del día, pero preciosa en su sonrisa y su alegría.
No se puede entender lo que me alegra escucharla y mirarla mientras me mira. Me pone loco este viejo corazón partio. 
Luego me batí en retirada con prisas para no romper ese minuto encendido.
Te quiero amor.
Aunque solo haya sido un instante, que me encantó. Pero se el miedo que inspiro.
Se lo imposible que es mi delirio.
Es el destino que me cruzó con la Luna

Adiós amigos

Adiós amigos. 
El abismo que exploro me engulle. 
Cada vez más cerca de la oscuridad  
que ciega la mirada más sutil,  
el silencio más profundo, 
el frío intenso que traspasa la piel.  
No me queda aliento suficiente 
para articular palabras de despedida, 
ni de socorro ante el hundimiento. 
No controlo las emociones que siento. 
No dependo de nada ni nadie. 
Ningún lazo conocido me sostiene aquí. 
Y cada vez más lejos de lo cotidiano,  
despacio, alejándome sin pausa 
de una realidad que me es lejana. 
El eco adormecido de conversaciones ajenas  
me llega como comparsa de este adiós improvisado.  
En medio de tanta gente y tan solo, 
me siento extraño  
en un paisaje que se desintegra  
a la vista de mis ojos cansados. 
Aspiro fuerte a descubrir 
más allá, en los confines de la mente perdida, 
 la dimensión que abre el camino 
de encontrarte, al fin,
AMOR.

Y sin embargo ...

19 canciones

19 canciones de amor  
y una noche en blanco  
y negro,  
sin saber porque este insomnio sin fin,  ¿porqué sin ti?  
69 minutos sin parpadear,  
mirando a través de la penumbra  
de mi corazón,  
a lo lejos del balcón al mar.  
Esperando me alcance la noticia.  
Que has regresado  
para ser feliz, amor.  
Y la espera se hace eterna  
Quietud  
y  silencio.  
Fundido a negro.

Instante

Un instante cuántico,  
en estado mecánico.  
Donde el tiempo transcurre adelante y atrás, 
indistintamente.  
En él aparece tu espíritu oculto 
sin que nada puedas hacer,  
salvo contemplarlo.  
Un destello de fuerza  
interminable, cósmica.  
Luz a través de un punto   
se derrama por la habitación.   
Y el miedo y la agitación 
desborda tus defensas,  
acompasada, psicodelia,  
de tambor y distorsionada realidad.  
Salto al vacío de la nada,  
del que te cuesta volver 
a sentir en gravedad.  
Un solo sentido en alerta.   
La consciencia,  
perdida y transparente.  
Todo es velocidad   
y recuerdos apelotonados,  
algunos olvidados convenientemente  
en el fondo oscuro de la memoria.  
Eres tú mismo, reencarnado  
sucesivamente en los otras identidades  
que te invaden al tiempo. 
Te hacen ver siglos de existencia  
en un instante cuántico  
Desolador y fantástico.  
Confusión mental. 
Visiones brillantes 
vertigo y panico.

Luego silencio.

Viaje

Iniciar un viaje.  
Cualquiera puede ser el último,  pero este de hoy tengo que saborearlo.  
Cada curva del camino,  cada alto para descansar,  cada mirada al infinito.  
Con calma, pensando en llegar.  
Disfrutar el camino más que alcanzar el destino.
Iniciar otra vez un viaje, que puede ser el último. Y que voy a disfrutar.

Propósito

Me encomendaron encontrar un propósito, que me ayudará a recorrer el largo tiempo que me auguran de vida aún. Y a olvidar. No seguir anclado en lo pasado.
Lo quiero intentar, pero no puedo prometer nada.
A veces pensar en planes a futuro, cuando no veo ese futuro, es un despropósito.
La solución está dentro de ti, me dijeron. No en tratamientos ni en ayudas externas, por muy profesionales que sean.
No paro de buscar dentro de mi. Pero ahora no encuentro más que tristeza y soledad, que combinadas hacen un vacío completo, donde, de un vistazo, te das cuenta de que no hay nada.
Nada que encontrar. 
Va a ser difícil el propósito.
Mientras cae la tarde azul, rojo y añil. Y la luna nueva.
No voy a olvidarte.