Sueños imaginados

Ya no hay troncos en el camino que andamos, 
donde escribir a cuchillo, 
te amo. 

Donde subirse, 
y sentado encima descansar, 
suspirando. 

Ya no hay troncos 
en el camino 
que andamos. 

Ni caminos, 
ni sueños 
Imaginados. 





Abuelino en Camino

Donativo para llegar a Santiago

1,00 €

Nota de tu lado

Me voy de tu lado y el único que se ha enterado es él.
Es una viaje sin vuelta. Un salto sin cuerda de seguridad. 
En el primer intento fallido, la Salud se resintió.
Pero la cogimos a tiempo. Fue el resultado de un abuso considerable, que me trajo de vuelta a casa. 
Ahora ya no tiene vuelta atrás. He ajustado el equipaje, el alcance de cada paso; me he empeñado en aprender las rutinas necesarias, los deberes de cada día, que me alejarán de casa. 

Me voy a tu encuentro. Y siento un estruendo dentro de mi corazón, como si estuviera saliendo de la atmósfera cercana en dirección al infinito.

He repasado los mapas y los tracks. Cada vez los veo más difusos e imprecisos. El único que necesito es pisar el terreno y aventurar la dirección. No voy a mirar más el recorrido, interminable e inalcanzable.
No hace falta razón, sino empeño, y lanzarse de una vez a hacerlo. 

Es cruel abandonar todo detrás de ti, con lo mucho que costo levantarlo. Pero siento que ya no me pertenece ese tiempo. Es mejor liberar el espacio que ocupo y darle tiempo al tiempo. 

Les hecho de menos y aún estoy aquí. No puedo nombrarlos en silencio, en mi cabeza, sin lágrimas y anhelos. Los quiero hasta doler.
Este es su momento. 
Adiós, suave y despacio, sin hacer ruido, sin lamentos. 
Desprenderse está siendo lo más duro. Ya no hay tiempo, ni dudas. Es el momento.
Besos. 

Silencio.

Me da pánico el miedo que provoco.   
Personas que no conozco y algunas que si   
me azotan con esto apenas me acerco.   
Retrocedo y callo, no doy más.   

Escondido tras mis párpados, bajo la vista al suelo.    
Y me quedo mudo, mirándote a ti,   
aguanto la historia todo el tiempo,   
mientras busco el espacio por donde salir.   

Y veo, que esta ansiedad mayúscula que ahora siento   
está recorriendo cada poro de mi piel.   
Me deja parado, me deja en silencio,   
buscando razones para sobrevivir.   

En un callejón oscuro, junto a la taberna.   
Paso atrás y silencio.   
Atrás.   
Y silencio.   
Silencio   
Y distancia.   

Estoy horrorizado con este miedo que provoco. Personas desconocidas y algunas conocidas me sorprenden con este sentimiento a penas me acerco.   
Y en mis adentros ardo en llamas.   
Cercenado por la respuesta, retrocedo en pánico.    
 Escondido tras mis párpados, bajo la vista al suelo, y entabló un diálogo mudo, en silencio, para mis adentros.   
Siento el rechazo que genero.   
Y siento fuego. Piensa, tímido el dragón.   
Mientras con una chispa de su nariz enciende el pico de la cortina, y prende el miedo. Otra vez ...
  
  
  
  

Abuelino en Camino

Donativo para llegar a Santiago

1,00 €

Despegar

Una de mis razones para acometer con violencia y atrevimiento, que en definitiva significa sufrimiento, este Paseo al fin es conseguir despegar el corazón de la madeja de telarañas que he ido tejiendo durante toda la vida, y que lo mantienen bien atado, en su sitio. 
Pero no está feliz. Está atado. 

Y mantenerlo despejado, latiendo a su bola, descontrolado o tranquilo, es lo que más deseo ahora que espero llegue pronto el final. 
Aunque no hay prisas. Como a todos ese final llegará, y quiero disfrutar de cada instante a tope de pulsaciones, escuchando su latido intenso y sonoro, en mi pecho. 

No quiero esperar con tristeza a que me toque.
Quiero encontrar ese lugar gastando vida.
Eso es para mí lo principal. 
Despegar.



Abuelino en Camino

Donativo

1,00 €

No me dió tiempo

Teníamos tantas ganas y hacia tanto, que para ponernos al día, empleamos todo el tiempo. 

Risas, nervios, la familia, el trabajo, la salud y los amigos, las cosas de casa, … Y no me dio tiempo a preguntar por tu corazón, mi amiga del alma. 

Se nos pasó entera la tarde en las cosas primeras, que eran muchas, y las importantes las dejamos atrás.
Dan ganas de volver y estar un rato más. Pero me temo que quizás no habrá otra oportunidad. 

Las dudas y el miedo a romper ese vaso de cristal en el que guardamos todo el peso del cariño, nos hace abandonar la idea. 

Poner distancia y calmar. Una vez más. 
Un “hasta siempre”. Un “sabes que te de quiero” a media vuelta cuando te vas.
Un último beso volado a cinco metros, antes de que se cierre la puerta detrás de ti. 
Otro “hasta siempre”, es el final. 

Y no me dio tiempo …



#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €

A la deriva

A la deriva


Siempre planificando todo, construyendo los trayectos, proveyendo las necesidades, fijando el rumbo, eligiendo el destino, que no me di ni cuenta de cómo se me pasó todo el tiempo. 

Y ahora, mirando alrededor sin prisas, me dejo llevar por el vuelo de una mosca, por el azote suave de la brisa en la maceta de cintas, deambulando distraído por recuerdos o inventando historias, como cuando era niño y mi padre me despertaba de ese ensueño a ojos abiertos, avisándome “estás en Babia”. 

Ahora, que ya no tengo tiempo, soy feliz imaginando que viajo en las gotas de lluvia a la deriva. Y el tiempo pasa despacio o deprisa, y solo importa cuando le escucho otra vez, en mi cabeza, “estás en Babia, despierta “. 

Ahora se que es en Babia donde el destino me lleva soñando cuando todo se me olvida, y sin resistencia me dejo llevar a la deriva.  




Abuelino en Camino

Donativo para llegar a Santiago

1,00 €

JUNO

Hoy empieza mi mes preferido. El mes mágico y feliz del año. 

En unos días nos llega el solsticio de verano, empieza la vida, más libre, artista, original y callejera.
Los días más largos, con más luz. Las noches más llenas, los cielos llenitos de estrellas. Los grillos, las cigarras, se alternan, y mantienen ese timbre agudo y seco, musical que acompaña, día extenso y noche que llega. 

A regar temprano que el sol aprieta, a contemplar las cepas que vienen cargadas, a tapar los melones y las sandías con las hojas de su mata, a bañar a la alberca de Quique, en la esquina de la parcela, espantando avispas con la caña seca. 

A limpiar la bici, a engrasar la cadena. Ya huele el aire a gasolina y aceite de mezcla que quema, a quedar en el parque, en la plaza, a guitarras que suenan. 

Atrás el calor en el aula, las ventanas abiertas, la tiza en la tarima de la pizarra, las horas que vuelan.
El último esfuerzo, las ganas de guerra. 

Hoy empieza junio, si no fuera porque ya nada de eso me pasa de cerca, sería de nuevo la magia que empieza. Pero es la memoria traicionera. 

Let It Be.



Dormir un insomnio de cuento

Una noche más soñando, sin dormir. Disfrutando de lo que fui, con humildad.
Solo, en silencio, veo a oscuras pasar el tiempo, sin molestar. 
Escribo canciones que nadie va a escuchar.
Invento aventuras y emociones, que nadie va sentir ni vivir. 
Y mientras, espero estar en el sueño de alguien, que no conocí, seguramente, y es feliz.  
Mañana, dentro de un rato, será otro día. Y tocará dormir, quién sabe, si soñar sin dormir, como hoy, como ayer.
Te vendrá todo cuesta arriba, te dolerá hasta respirar, y pasarás la vergüenza y el día entero bostezando. 
Y la resaca te hará saber que es importante soñar, que te sacó esa sonrisa infantil, pero más importante es dormir.  O no. 
Al menos ya tú sabes… podrás elegir.  

¿Que me llevo?

Voy solo.

Solo me acompañan mis cariños, mis anhelos.
Conmigo me llevo a mis 4 nietos, a mis hijos, a mis padres, mis hermanos, mis amigos del alma, mis amores. A todos metidos en el corazón.

¿Qué quisiera perder? La tristeza, la ansiedad, la certeza, la necesidad, la urgencia. La ambición, el mal humor, la desesperanza., el rencor.

¿Qué quiero conquistar? La generosidad y por encima de todo la humildad infinita. Y La paz (como las mises) … 

¿Qué voy a gastar? El humor y la risa, los recuerdos, la fuerza y la salud. Y el tiempo,
escasísimo para lo que quiero.

… y lo mío

Loco mayor

Hay verdades tozudas que cuesta entender.

Llámame loco. Me estoy haciendo mayor. 

Al tiempo, jugando con los nietos descubrí que, quizás el mejor juguete de mis hijos era YO. 
Y me lo paso siempre tan bien.

Juega, juega con ellos. 


#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €