Medidas de presión

Ya en camino. Quizás me conviene aclarar ideas, reforzar los motivos, educar los instintos.


Tentaciones. Declararte vencido. Bajar los brazos. Abandonarte a la derrota. Pensamientos oscuros. Divisar cerca el final. El silencio. La soledad. La tristeza. La amargura. El fracaso. Sentirte inútil. Un estorbo. Un bulto mudo en medio del pasillo concurrido. Absolutamente innecesario. Nada.


Así defino cada vez a mi enemigo. El objetivo de mi lucha. Mi obsesión. 

Esta es la guerra. 


Hay batallas que pierdo. Últimamente las que más. Hay días que gano. Escasas pero importantes



No dejo de buscar un plan, un objetivo que me devuelva la ilusión, la necesidad.  

Ahora no es fácil.
Encerrado, prohibido el contacto social, prohibido viajar, compartir. 
Recurro a la creatividad. A dejar constancia de mi lucha. De mis pírricas victorias. 

Hincado hasta las rodillas, inmóvil en el charco de los recuerdos, revolcándome de forma obstinada en el pasado que nunca volverá.

Sueño con correr y saltar vigorosamente, sudando a mares, pero sin sentir cansancio. Sueño con larguísimas jornadas de trabajo ilusionado, construyendo un proyecto vital emocionante. Consiguiendo batir marcas imposibles, constantemente.
Sueño ser feliz con mi familia, con mucho amor.

Soñar en pasado, en pasado.

Me opongo con extrema rebeldía, buscando una luz de guía en la dirección opuesta. 

La risa. La risa, esa medicina natural que te despachas con gusto, últimamente tan escasa, pero imprescindible. 

La locura. El atrevimiento. La sinrazón. Determinado. Apretando los dientes con fuerza.

 
Arrojado por mi propia voluntad lejos del refugio, buscando el motor del miedo desconocido.
Curioso y alentado por descubrir horizontes. 
Empujado por la incertidumbre. Buscando la cura milagrosa del esfuerzo tozudo.
Alterado el pulso por el miedo. Decidido a no mirar atrás.
Consumiendo las fuerzas, que me otorgan más fuerza.
Resuelto a no mirar atrás, apoyado en un robusto bastón de madera, prestado.

Impasible al desánimo, victoria o muerte.
Con la audacia que da la atrevida ignorancia.
Alentado por el cariño y la temerosa confianza de los míos. 
Sin más recursos que los escasos.
Sin plan B. Paso adelante, saltar al vacío.
Salir y andar hasta el final. 

Cantar y contar. (Recursos) 
Nos vemos al otro lado. (Objetivo) 
Suerte, la que me das. (Carburante)
Miedo a no llegar. (Instante de duda) 
Buscando la foto. (Metas volantes) 
Que la Salud acompañe. (Esencial) 
Cuidar la cabeza y los pies (secreto)
 

Abuelino en Camino

Donativo para llegar a Santiago

1,00 €

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s