El lagartijo y la hormiga. El último encuentro

Con un último abrazo sentido, la hormiga inicia el camino hacia donde están sus compañeras, abandonando el promontorio desde el que el Lagartijo la sigue con la mirada, desencajado. Justo antes de encontrarse con todas las demás, la hormiga se para, se da la vuelta y le dedica una mirada firme, a los ojos con lágrimas, intensa. Y reanuda la marcha hasta mezclarse con las otras, a la entrada del hormiguero. El Lagartijo cierra despacio sus ojos, mientras piensa: Existen otros universos que debo explorar. Pero en ellos no estás tú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s