Te perdí. 2018

Después de varios días de muchísimo trajín, ¿tú sabes?, con mucha gente en casa, horarios cambiados, salidas, “préstame tus llaves” y demás, hoy me di cuenta de que en mi llavero el “cascabel del ángel” estaba abierto y habías volado.

No tiene mucha importancia. Te llevo bien fuerte en el corazón. Pero es un símbolo para mi: el último pedacito físico y cercano de ti lo perdí.

Prometo que lo buscaré. Lo buscaré estos días sin cesar, desesperado. En la casa, en la urna, el garaje, el coche, …. aunque alguien me diga que hago siempre mirando al suelo. Puede que no te encuentre, pero lo intentaré. Sería una inmensa alegría recuperarte. 

Imposible. Va a ser imposible.

Me confortaba tanto agitar ese pequeño cascabel mudo, y sentir en mi mano ese tímido palpitar.

Soy un desastre. Tenía que pasar. Y en días tan locos era el momento preciso. Quizás querías salir. Quizás volar, libre. Quizás nos pones a prueba, nos dejas sin cabo de seguridad

Hoy te perdí

Y es un día triste. Muy triste. Otro más.

LIMP2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s