A imagen de tus padres. 2013

Ayer, como algunos otros días, cogí el tren de cercanías para hacer el trayecto a casa. Me senté en el único asiento libre del vagón, uno situado frente a las ventanillas.  Distraído, con la mirada perdida, viendo pasar el tiempo del trayecto, de pronto me tope con una visión: un hombre de edad, reflejado en el cristal de la ventanilla. Con la cara marcada por surcos profundos, de esos que dicen de la experiencia, con la mirada hundida, el cabello escaso, blanquecino. ¡Y las manos! Entrecruzadas, huesudas, fibrosas, de dedos largos, ligeramente arrugadas. La visión era la imagen que reconocí de mi padre. De pose serena, alargada. Y empece a comprender tantas situaciones, tantas opiniones, tantas verdades no siempre compartidas con el.  Esa imagen, mi imagen reflejada, me acerco lo indecible a mi padre. Me di cuenta de que el abismo generacional sólo lo es (insalvable) cuando eres joven. Luego los márgenes de ese abismó se acercan hasta confundir sus orillas, y se solapa hasta hacerte dudar si la imagen reflejada eres tu, o tu padre (o de tu abuelo). Dicho sea con respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s