A las andadas

Volveremos.
Volveremos de forma tozuda a las andadas, tropezando torpemente con la misma piedra.
Y así una oleada tras otra.

El efecto llamada de salir a la calle pitando, de juntarnos hasta estrechar la distancia de seguridad, casi a tiro de un abrazo. Ese efecto llamada supera los miedos, nos hace olvidar los peligros y nos mete de lleno, otra vez, en el problema.

No puede haber duda que, a pesar de las vacunas diversas e inciertas, empezaremos el año nuevo contagiados y contagiando.

Mi madre, que es maestra, cuando de pequeño lloraba desconsolada e incansablemente hasta olvidarme de por qué, se “inventó” un término que aún me acompaña. Me decía “no seas temoso”.

No tenemos remedio. Nos quejamos, nos espantamos de miedo, escandalizados nos ponemos “temosos”. Y luego nos juntamos abrazándonos y contagiándonos en otra nueva oleada, de la que solo cabe esperar a contar la incidencia … y los muertos.

Y luego, de nuevo emocionados y “temosos”, quizás gritaremos ¡que vivan los muertos!

Bienvenido año nuevo 🪅 

Alguien

Alguien nos escribió 
lineas en el cielo. 
Anillos abiertos 
que anudaban 
un principio de cadena. 
Un saludo en la arena: 
Felicidades por lo intentado.

Fue esta mañana, 
apenas después 
de haber dormido 
Y luego llamaste excitada. 
Ya me lo dijiste antes: 
lo habías conseguido 
            !Volar!

26 Inventario (rev.)

Rimas flotantes

Esto no es un poema de amor
Ni una declaración de intenciones,
Es solo una exposición
De mis anhelos y mis pasiones.

Ansío estar siempre a tu lado,
Llenar tu mochila de mis razones,
Volver a ser el mago
Que te colma de ilusiones.

Viajar contigo por el mundo,
Descubrir los más bellos rincones,
Abrir caminos juntos,
Perdernos en los fogones.

Disfrutar de lo cotidiano,
Atiborrar de risas los cajones,
Cogerte de la mano,
Enseñarte mil canciones.

Quiero ahogarme en tus labios,
Quemar todos los colchones,
Y amanecer embriagados
De ternura, arañazos y sudores.

Acariciar tu espalda desnuda,
Enredar mis dedos en tus mechones
Y dejar la tristeza muda,
Que se abracen los corazones.

Aprender el ADN de tu alma,
Enseñarte mi manual de instrucciones,
Compartir el hambre y las ganas,
Los ímpetus y las devociones.

Y deseo marcar tu calendario,
Con “te quieros”, besos y emociones,
E incluir en…

Ver la entrada original 10 palabras más