Será solo un momento

Lo siento.  
Demasiado mayor para empezar.  
Demasiado joven para estar solo.   
Sin esperanza ni aliento para seguir.  
No hay ningún motivo para cuidárme,  
para seguir una vida que no deseo.  
Me gustó todo lo que hice y lo conseguido.  
Y lo perdido, en realidad no me pertenecía.  
Siento el mal rato que voy a darles 
a mi gente, familia y amigos verdaderos.  
Pero será solo un momento.  
Lo prometo.  
Adiós.  
Este corazón se paró.

Adiós amigos

Adiós amigos. 
El abismo que exploro me engulle. 
Cada vez más cerca de la oscuridad  
que ciega la mirada más sutil,  
el silencio más profundo, 
el frío intenso que traspasa la piel.  
No me queda aliento suficiente 
para articular palabras de despedida, 
ni de socorro ante el hundimiento. 
No controlo las emociones que siento. 
No dependo de nada ni nadie. 
Ningún lazo conocido me sostiene aquí. 
Y cada vez más lejos de lo cotidiano,  
despacio, alejándome sin pausa 
de una realidad que me es lejana. 
El eco adormecido de conversaciones ajenas  
me llega como comparsa de este adiós improvisado.  
En medio de tanta gente y tan solo, 
me siento extraño  
en un paisaje que se desintegra  
a la vista de mis ojos cansados. 
Aspiro fuerte a descubrir 
más allá, en los confines de la mente perdida, 
 la dimensión que abre el camino 
de encontrarte, al fin,
AMOR.

Y sin embargo ...