Por si acaso

Por si no vuelvo, por si no puedo volver, haz como si nunca me hubiera ido. 
Estoy convencido de la causa, pero no se cuando vino la pausa, y seguí como si nada, a mi manera.

Tengo ganas de terminar con esto, de veras. 
Las despedidas mejor si son como un parpadeo, pero sin miedo, que es para siempre, y eso es muchísimo. 

Todo este tiempo siento presente la ausencia, tan real e infinita como tocar una estrella cada noche para sentir tu latido vivo. 
Y digo, por si acaso: no se cuanto más durará lo nuestro, pero mi amor será para siempre. Allí estaré para ti, mi cielo, cosido directo a tu corazón. Bordado en oro y fuego. Te quiero.



#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, me puedes ayudar

1,00 €


De luz

En un mes de agosto, pasado ya los calores, de madrugada temprano, con olor a flores y roció, de un ser de luz, entre risas, viniste tú. 
Nunca nadie antes había concitado tanto amor, tanta dulzura y felicidad a su alrededor. Viniste a unirlo todo a darle sentido. Te podíamos haber llamado Amor. 
Has crecido, te has hecho guerrera, sin dejar de ser cariñosa y gentil. 
Mi rubia peligrosa, como tú madre no pierdas nunca tu genio, que es la risa. 
Siempre con miedo de que te hagas daño, mi niña preciosa, pero me has demostrado que puedo confiar en ti. 


#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €

O si, o su, o se. (Encerrado)

Ojalá encuentre escondido mi destino, y me sorprenda.
Lo suficientemente loco como para intentar un sueño.
Y lo suficientemente cuerdo para alcanzarlo.

La determinación viene de la mano, el impulso de la locura.
La frustración más amarga, la traición. El engaño de mi vida. 
Pagar con egoísmo lo que di con generosidad.

Desafiar el límite letal arriesgando todo lo que recibiste con bondad y esfuerzo. 

Entonces, no te queda nada.
… y lo quiero todo.




#abuelinoencamino

Donativo para llegar a Santiago Si quieres, ¿me puedes ayudar?

1,00 €

Medidas de presión

Ya en camino. Quizás me conviene aclarar ideas, reforzar los motivos, educar los instintos.


Tentaciones. Declararte vencido. Bajar los brazos. Abandonarte a la derrota. Pensamientos oscuros. Divisar cerca el final. El silencio. La soledad. La tristeza. La amargura. El fracaso. Sentirte inútil. Un estorbo. Un bulto mudo en medio del pasillo concurrido. Absolutamente innecesario. Nada.


Así defino cada vez a mi enemigo. El objetivo de mi lucha. Mi obsesión. 

Esta es la guerra. 


Hay batallas que pierdo. Últimamente las que más. Hay días que gano. Escasas pero importantes



No dejo de buscar un plan, un objetivo que me devuelva la ilusión, la necesidad.  

Ahora no es fácil.
Encerrado, prohibido el contacto social, prohibido viajar, compartir. 
Recurro a la creatividad. A dejar constancia de mi lucha. De mis pírricas victorias. 

Hincado hasta las rodillas, inmóvil en el charco de los recuerdos, revolcándome de forma obstinada en el pasado que nunca volverá.

Sueño con correr y saltar vigorosamente, sudando a mares, pero sin sentir cansancio. Sueño con larguísimas jornadas de trabajo ilusionado, construyendo un proyecto vital emocionante. Consiguiendo batir marcas imposibles, constantemente.
Sueño ser feliz con mi familia, con mucho amor.

Soñar en pasado, en pasado.

Me opongo con extrema rebeldía, buscando una luz de guía en la dirección opuesta. 

La risa. La risa, esa medicina natural que te despachas con gusto, últimamente tan escasa, pero imprescindible. 

La locura. El atrevimiento. La sinrazón. Determinado. Apretando los dientes con fuerza.

 
Arrojado por mi propia voluntad lejos del refugio, buscando el motor del miedo desconocido.
Curioso y alentado por descubrir horizontes. 
Empujado por la incertidumbre. Buscando la cura milagrosa del esfuerzo tozudo.
Alterado el pulso por el miedo. Decidido a no mirar atrás.
Consumiendo las fuerzas, que me otorgan más fuerza.
Resuelto a no mirar atrás, apoyado en un robusto bastón de madera, prestado.

Impasible al desánimo, victoria o muerte.
Con la audacia que da la atrevida ignorancia.
Alentado por el cariño y la temerosa confianza de los míos. 
Sin más recursos que los escasos.
Sin plan B. Paso adelante, saltar al vacío.
Salir y andar hasta el final. 

Cantar y contar. (Recursos) 
Nos vemos al otro lado. (Objetivo) 
Suerte, la que me das. (Carburante)
Miedo a no llegar. (Instante de duda) 
Buscando la foto. (Metas volantes) 
Que la Salud acompañe. (Esencial) 
Cuidar la cabeza y los pies (secreto)
 

Abuelino en Camino

Donativo para llegar a Santiago

1,00 €

Soledad

La soledad. Dulce y amarga. Engancha.

Es adictiva. No compartes con nadie. No compromete con nada. Es desoladora. Es un círculo vicioso. 

La soledad no expande a la persona. La cercena. La estanca. Hay que ser muy valiente para estar solos, pero la soledad es cobarde. Y acrecienta la cobardía.

Es conservadora. Nunca arriesga nada. Es oscura, y temerosa. 

La soledad es paciente y temosa. No tiene prisas. Esta acomodada. Es falsa. Y mentirosa. No da felicidad, pero facilita la supervivencia.

Es de poca ciencia, y creatividad nula.

La soledad es vacía y triste. Es monótona. Es cruel.

Es el fondo del pozo donde resbalan todas las conquistas. Y los fracasos. Y las miserias. 

La soledad es parca y austera. Es gris, con ojeras. Es senil, embustera. Es arrugas en la piel. Y agria el carácter.

Es oscura. No me gusta. Es traicionera. Y engañosa.
La soledad es otra cosa que no se quiere nombrar.




Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€5,00
€15,00
€100,00
€5,00
€15,00
€100,00
€5,00
€15,00
€100,00

O introduce un monto personalizado


Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

Se agradece tu contribución.

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Dudas en el aire

Hoy he dudado.
Llevo todo el día reconsiderando la idea de salir a esta aventura, un camino tan extenso y difícil. 
Sin recursos ni planes cerrados. 
Dejando atrás mi casa, mis hijos y nietos, con todas las incógnitas abiertas. 
Dejando a médicos y tratamientos a medio camino sin terminar. 
Dejando gestiones y finanzas sin organizar. 
Dejando amigos sin despedir, sin ver por última vez. 
Dejando todo a medio andar, como si fuera un ensayo de una muerte prematura. 
Como si de pronto desapareciera de la que fue mi vida, y lo dejara todo tirado.  
Como si fuera real y el tiempo se me haya echado encima, y esté a punto de acabar. … y de empezar.

 …Es para dudar. Pero ha sido lo normal. Nadie quiere salir de su zona de confort. Ha sido durante todo el dia de hoy. Y el día va a terminar. 

Mañana quedarán apenas seis días para la partida. 

Y sin pausa suenan en mi cabeza “En el Aire” a Vanesa Martin 

Sobre la arena

Sobre la arena 
de la playa bonita 
deje mis lágrimas por ti 
Una noche de julio 
Un día cualquiera 

Mirando salir el sol
radiante 
abrazado con rabia 
a una promesa 
un ruego estéril 

Nunca me sentí tan solo
como aquella mañana
mientras rompía la oscuridad 
tiñiendo rojo anaranjado 
Aquel cielo de fuego 

Miles de días fui allí 
a ver amanecer otra vez 
Todas las que volví a ver 
me hicieron feliz 
Como predijo 

Sobre la arena 
de mi jardín de olas 
te prometí de rodillas 
Por siempre 
Y así estará en mi corazón 

Flor

Eres flor blanca 
toda mi atención. 
La pasión que ciega, 
la belleza. 

De paso hacia el futuro 
más incierto, 
prometo, prometo 
no perderte de mi lado 

Acaso no fuimos 
agua de lágrimas y risas, 
felicidad, incertidumbre, 
acuñándonos la brisa. 

El frío intenso del tiempo 
pretende con fuerza 
romper la promesa 
sin más argumento que el tiempo

De tu mano mi amor 
encontré mi sentido, 
mi paso lento, 
mi vida. 

La vida

El cancer me quito 
Lo que más quería, 
y me dejó 
lo que más quiero. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

Y pasear de la mano 
que anhelo, 
me dio la posibilidad 
de jugar otra vez. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

Y que me llamen 
abuelo. 
Cuanta ternura 
guardada para ti. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

Renunciar a todo 
volver a andar. 
Desnudo de nuevo, 
corazón. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

De viaje, 
el viaje 
sin más bagaje 
que amor. 

Y una lágrima 
sentida
desde el pecho: 
Tu alegría. 


¡GANAMOS!