Sobre la arena

Sobre la arena 
de la playa bonita 
deje mis lágrimas por ti 
Una noche de julio 
Un día cualquiera 

Mirando salir el sol
radiante 
abrazado con rabia 
a una promesa 
un ruego estéril 

Nunca me sentí tan solo
como aquella mañana
mientras rompía la oscuridad 
tiñiendo rojo anaranjado 
Aquel cielo de fuego 

Miles de días fui allí 
a ver amanecer otra vez 
Todas las que volví a ver 
me hicieron feliz 
Como predijo 

Sobre la arena 
de mi jardín de olas 
te prometí de rodillas 
Por siempre 
Y así estará en mi corazón 

Flor

Eres flor blanca 
toda mi atención. 
La pasión que ciega, 
la belleza. 

De paso hacia el futuro 
más incierto, 
prometo, prometo 
no perderte de mi lado 

Acaso no fuimos 
agua de lágrimas y risas, 
felicidad, incertidumbre, 
acuñándonos la brisa. 

El frío intenso del tiempo 
pretende con fuerza 
romper la promesa 
sin más argumento que el tiempo

De tu mano mi amor 
encontré mi sentido, 
mi paso lento, 
mi vida. 

La vida

El cancer me quito 
Lo que más quería, 
y me dejó 
lo que más quiero. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

Y pasear de la mano 
que anhelo, 
me dio la posibilidad 
de jugar otra vez. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

Y que me llamen 
abuelo. 
Cuanta ternura 
guardada para ti. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

Renunciar a todo 
volver a andar. 
Desnudo de nuevo, 
corazón. 

La vida 
La vida, preciosa 
La vida. 

De viaje, 
el viaje 
sin más bagaje 
que amor. 

Y una lágrima 
sentida
desde el pecho: 
Tu alegría. 


¡GANAMOS!

Montaña

Carta al corazón de mi amigo cubano. 

Estimado amigo: 

Quiero que estén capeando con salud la dichosa pandemia. Reparta mis saludos a toda la familia y amigos.

Espero que, pasando de puntillas sobre la política, el nuevo rumbo del “primer país del mundo” ayude a mejorar la vida en casa. 

Nadie es capaz de derrumbar una montaña de escombros hecha durante más de 50 años de cruel guerra fría y desencuentros.
Es imposible materialmente deshacer infinitas micro_historias de dolor y sufrimientos en las dos orillas de la costa, agrandadas por el altavoz de la conveniencia política a ambos lados.
¿Como reparar los daños de escalar esa montaña, produciendo el abandono y desarraigo de tus orígenes?

Pero, por difícil que parezca, creo que es más que posible construir un túnel que atraviese de momento esos 50 años, que permita escucharse a ambos lados, convencido de que hay más causas en común que distancia, y que procuraría ventajas personales, familiares e intelectuales en las dos orillas. 

No es aceptable más tiempo de embargo, ni más tiempo de pensamiento único empecinado, que solo han traído consecuencias devastadoras. 

Y es, mas que importante, imprescindible, que la intención, el esfuerzo y la determinación estén en ambos lados. 

También habrá que visualizar en este tiempo la necesidad de alguna renuncia y cesiones, en las dos partes, claro está, si se quiere conseguir el objetivo. 

Necesitan crecer personal e intelectualmente hacia el siglo 21, sin con ello perder su esencia y sus costumbres.

Eso es posible con esfuerzo y constancia, siempre que visualicen las ventajas. Y esto también depende de la comunidad internacional y de su entorno, que debe visualizar las ventajas de aperturar e incorporar esa cultura hacia el siglo 21.

He conocido, como sabes, a personas bellísimas, a familias entrañables, a juventud radiante y a madurez experta en Cuba. Todos con la ansiedad y la incertidumbre del futuro. Convencerles de que es posible mejorar serenamente, aceptando su pasado y construyendo su futuro_embajador del porvenir que quieran para ellos, es un proyecto enorme. Pero empujar a ese país hacia adelante, bien merece el esfuerzo. 

Espero que reciban el trato que se merecen, y prenda con fuerza el entusiasmo desde el respeto a lo vivido y con la esperanza de conquistar un nuevo paradigma. 

Ojalá así fuera. Cuenten conmigo.

Siempre suyo.
Un extremeño.

Mimama

Mi mamá me dijo que ha dejado de cantar.

La vida, que pasó volando, le ha llevado a preocuparse más por los demás que por ella. Y con tanta intensidad, de pronto se dio cuenta que ya no era como se recordaba, que apenas reía, que ya no cantaba.

Me lo decía ayer con pena.
Se acordaba que en casa de su madre, cuando tocaba recoger la cocina, lo hacía con la copla “Francisco Alegre y olé“, y se reía. Y planchar con su cantinela. Y caminaba por la calle con el sonsineque. Y recordaba a su madre, que a pesar de su historia, cantaba coplillas como  ahora las canta Pasión Vega.
Ponme una de esta, Luisito,  como mi madre la cantaba, como mi madre…

De pequeños, recuerdo un regreso de visitar a tía Engracia, andando por un camino hasta casa. Nos alcanzó la noche, y alguno protestábamos por que teníamos miedo de la oscuridad. Y nos pedía mi madre, “canta niño canta, que el miedo espanta” . Y cruzando la noche cerrada, cantando llegamos a casa.

O cuantas veces de viaje en el pequeño “robertito”, un Renault4L sin radio, por supuesto, entretenía a seis niños, cantando una detrás de otra, hasta llegar de un largo viaje. 

Y a los hijos nos enseñó, claro. Maribel “debutó “ en Lopez De Ayala “en los brazos de una Virgen”. Jose Manuel tiro de blues, Paco con la flauta, a mi me enganchó la guitarra, y Jesús destiló todo, y desde muy pequeño a la rondalla de pulso y púa, y enseguida a la tuna “canalla”. … A Juande, … le gustaba el fútbol, y el pobre mejor que no cantara… era “sintónico

Y ahora nos damos cuenta de que ya no canta mi madre. 
Pero hay que animarla y que se ría. 
¡Pobre de nosotros, si mi madre no cantara!

Contigo soñé

Hoy soñé contigo.
Con todo 
el corazón partido, 
el tiempo perdido. 

Y la luz oscura de la noche 
escondió las lágrimas. 
Rabia y tristeza,
solo en mis páginas.

La sonrisa más sincera,
lo que vivimos juntos. 
Soy un enfermo mental 
de amor, brutal e inmortal.
Sin final.

¿Será amor eterno?
Si no fuera, será definitivo. 
Muero de ganas
de tenerte conmigo.

Una nube oscura 
tapa la poca luz
de la luna llena,
soñando. 

Y no me deja pensar bien
lo que quiero y no debo,
imaginando como será
amanecer.

El de ayer, el de hoy, 
El horizonte encendido 
donde te vi los ojos de miel
por última vez. 

No hay más frío 
que el que tu pasas.
Cuanto más tiemblas, 
más ganas tengo 
de abrazos y besos 
de abrigo. 

Y tus ojos cerrados 
me miran. 
Y tus labios temblando, 
castigan. 

Mi corazón se rompe 
cuando me dices 
mi Vida.

Navidad

La Nochebuena es la oportunidad de estar con tu familia más íntima, de encontrarte, casi sin querer, de frente con los sentimientos más tiernos e intensos que tu corazón pueda demostrar. Un buen momento para saludar a las nuevas incorporaciones.

También es una noche en la que, inevitablemente, te aparecen en el recuerdo las ausencias más íntimas. Has vivido todo el año enredado en mil cosas que te han despistado de su presencia eterna.

Así que la noche se presenta con la sensibilidad y la ternura a flor de piel. En la mejilla irrumpen sin querer unas lágrimas limpias y puras de amor.
Son de emoción, de felicidad y de recuerdo. Con toda la alegría y la esperanza, la aventura y el misterio.

Son mis perlas de amor de navidad.
Siempre con el mundo en los ojos. 

Y las quiero compartir contigo.
Feliz Navidad.

Estoy

Estoy dispuesto. 
Creo que ha llegado el momento. 
Y, a partir de ahora, 
a pensar en la siguiente aventura. 

No será sonada, 
ni la contaré cada día en la ventana. 
Discretamente, haré mutis.  
Y hasta siempre, afortunada. 

Sí será repentino. 
Las despedidas, si breves,  
mejor las olvidas.  
Un abrazo fuerte, si quieres.  

Y, mientras, 
el pulso acelerado.  
La ilusión intacta.  
Empiezo otra vida de gato.

Felicidad

Allí donde el cielo y el mar 
se confunden. 
Allí donde el horizonte no es frontera,  
siempre me espera 
tu sonrisa infinita. 

Deja que la imaginación 
te lleve con ella, 
a viajar a la felicidad, 
y camina junto a su estrella.

La playa al amanecer 
es vuestro paraíso.  
No es un adiós,
es un aviso. 

Todo el tiempo nos llena. 
No pares de andar. 
La vida no espera.
Sal a su búsqueda. 
No pierdas su estela.

¿Tú?

Escucho tu musica, leo tus canciones, estoy atento a todo, guardando la distancia 
invasiva, para intentar comprender. 
Pero la distancia crece, a pesar de mi intención. 
Ya no basta con creer. La fe mueve lo ingente, y ni un centímetro menos de lo que 
separa;  y no para de crecer la distancia 
desde la última vez que te vi. 

No hay fuerzas en mí para sujetar esta corriente adversa. 
Con el viento en contra, todo el esfuerzo es inútil. 
Y las tinieblas envuelven los perfiles más dolorosos, y la carita encendida y tu 
sonrisa, es lo que más me cuesta perder. 
...todo lo demás se difumina, sin querer. 

En la medida en que se vacía poco a poco el 
mundo, mi mundo desmoronado de hoy... 
y los ecos de lo que fue se amortiguan, todo 
parece más grande, más solemne, más distante. 
El don musical que ahora respira, se 
conforma con el latido más personal. El de el corazón.

Apenas una vela me sujeta al recuerdo encendido. 

No se que hacer, ahora que solo vivo el 
futuro. El pasado es mi tesoro y el presente se ha esfumado.

De pronto, el camino se divide aquí.